domingo, noviembre 27, 2016

Cucurrucucupción. Pie a tierra en María Pandora



Gsús Bonilla dice:

Carajo qué frío hacía, con agua y todo, pero me cogí las ganas y fui donde cristo perdió el mechero a ver Pie a tierra, la nueva propuesta de Zapico. Anoche me gustó mucho. Cada vez me lo encuentro más irreverente y desconsiderado, y eso es lo que más me emociona de él, de sus textos y poemas, de su manera de hacer y de hacerlo a su manera y, lo mejor de todo, su manera de hacerlo; acrimónico con todo eso que queda muy bien en las hojas culturales y en los recitales adocenados; así que un experto en esta lides de lo que si sí y que si no, de lo que es y no es, podría decirme que a lo que asistí fue un acto extraordinariamente vulgar y a todas luces antipoético. Pues claro coño, de natillas, altilocuentes y engolados, la mesa está servida ya. O es que no lo ves.


jueves, noviembre 24, 2016

2ª edición de Muros marcados con tiza.

Ayer ha salido de la imprenta, justo para viajar a México y estar en la FIL de Guadalajara la 2ª edición de Muros marcados con tiza.
Gracias infinitas a todos los que habéis apoyado este libro, gracias a mi editor (que a mi me trata divinamente), 500 gracias a cada uno de quienes tenéis un ejemplar en casa (o dónde sea). Y gracias a todos aquellos que me concedéis generosamente vuestro cariño y afecto.
GRACIAS
.





Puedes pedir tu ejemplar en la wed de Amargord


jueves, septiembre 08, 2016

Gota a gota






Gota a gota.

Se filtra la gota
desde
el cielo
al
infierno.
Se filtra la
g
o
t
a
que se mezcla con el
sudor del
minero.
Se filtra la gota
que a
veces
inunda.
Se filtra
la gota.


viernes, agosto 26, 2016

IDEALES INCORRUPTOS





 Corazón preservado en la fosa común de La Pedraja (Burgos). Serrulla et al.


IDEALES INCORRUPTOS



Me desayuno con la noticia del rescate

de 45 cerebros conservados después

de 80 años asesinados,

45 cerebros con sus ideas

también con su miedo

su terror de las últimas horas

aquellos días de tiros en la nuca

allí dónde permanecen alojados los proyectiles

traicioneros y cobardes

de asesinar al indefenso

al desarmado

al que sólo tenía palabras que oponer.

Y entre tanto cerebro que ha ayudado a mantener la llama

ha aparecido un

corazón incorrupto

si ese corazón estuviese en el pecho de un creyente en el dios de los asesinos

se abriría una comisión de beatificación

de santificación

coronación de mártir por su fe.

Pero como

el corazón incorrupto

es de los otros,

de los nuestros,

aplicaremos el pensamiento racionalista

cartesiano

y explicaremos a través de la ciencia

su estado de conservación

por causas naturales

tan naturales

como el asesinato

a

traición,

la desaparición,

el olvido y el silencio.

Y que no removamos

no vaya a ser…




miércoles, agosto 17, 2016

Olimpiadas en el arrabal.



Olimpiadas en el arrabal.


        Pudo suceder al compás de México o quizá fuese ya Múnich, donde los tipos con pasamontañas. Todas las tardes nos componíamos para realizar nuestras olimpiadas a nuestro aire, a nuestro ritmo, chicos de barrio, un barrio con un par de televisores en toda la calle.

        Saltar sobre un bidón de petróleo oxidado y cortante y volver herido a casa, a la mercromina y el sopapo de la madre. Salto de gimnastas con manos que soltaban pequeñas nubes de polvo.

        Lanzamiento de jabalina corrugada, en dos fases la de lanzar más allá de la valla derribada de la obra y la de arrojar sobre blanco móvil, mientras corrían algunos de otros barrios que se aventuraban por allí, donde las calles se hacían caminos.

        Salto de longitud, una marca en el suelo terroso y correr y saltar, esta era de las competiciones de mejores marcas, ya que estaba muy entrenado, después de pasar la vida saltando regueros, sebes y el canal de lado a lado. 

        Lanzamiento de piedra o mazacote de cemento, lo importante decía siempre el más enterado, era meterla bien bajo el mentón, encoger el brazo y lanzar lejos, lejísimos. La longitud se medía a pasos y pies. 

        Levantamiento de pesas, halteronosequé dicen que es. Una barra bien gorda que casi ni se abarque, a los lados se meten una, dos o tres filas de ladrillos macizos…y el que más levanta gana. Y ya está, las barras se parten, los ladrillos se desmoronan, te haces daño y te duele. Levantamiento de pesas…así pasa la tarde.

        Salto de altura, entrando en las obras vacías se salta sobre alguno de los montones de arena almacenada para la construcción. No siempre a arena estaba en línea con las ventanas o balcones de la casa, no siempre la arena era lo bastante para amortiguar la caída, no siempre.

En un barrio del arrabal, de una ciudad cualquiera, arrasada por la construcción desmesurada, en sus confines, deslindando el campo que era, de la nueva ciudad, que empieza a indefinirse, a alargarse, a invadir los prados, a quitar las sebes, a matar los árboles.